Rally Botafumeiro (2010)

Todo empezó con Luis Penido en una taberna. Escribíamos en el mantel de papel posibles opciones para correr el Rally del Botafumeiro, el de casa. Había varias opciones, salir con tres coches rotulados igual, o solo con dos. Con el tiempo como factor limitante, decidimos buscar presupuesto y patrocinadores solo para dos. Uno lo pilotaría yo, y el otro coche mi hermano y Marco Rivera( campeón de España de natación). Luis tenía mucha experiencia en rallyes, correr con una montura sin prestaciones tampoco le llamaba mucho. A mi como si me subían en un Panda, o en un Ferrari. Nos movimos bastante con el tema de patrocinadores y conseguimos salir en un EVO IX, grupo N. Además de los patrocinadores rotulados en el vehículo, llevamos el logo de COGAMY, una asociación que ayuda a gente con discapacidades físicas o mentales.

 El Mitsubishi era alquilado a RMC, venía de correr algunas carreras de tierra, hubo que pasarlo por la sala de operaciones y dejarlo listo para asfalto.

Por cierto, a parte de Luis como jefe de equipo tuve la oportunidad de tener a Joan Roca como asesor técnico, se llevaba bien con RMC y me ayudó a dejar el coche a punto durante la carrera. El EVO con el que salía yo me lo habían dejado “agachado” de detrás, así lo normal es que subvirase más. Supongo que con buena voluntad pensando que yo era muy novato. La cuestión es que llevarlo tan “amarrado” es incómodo y se hace violento cuando se pone de lado. Los mecánicos nos hicieron caso y lo fuimos poniendo a punto después de cada tramo. Al final del día iba confiado con el coche. Pasamos de ir haciendo el puesto 25 ó 30 de la general para acabar el rally 7º, creo recordar. Como siempre los últimos tramos rodamos a buen ritmo, hacer un rally de Pascuas en Ramos es lo que tiene. No te olvidas de conducir pero necesitas soltarte durante unos kilómetros cronometrados.

Acabé el rally con mi hermano Manuel de copiloto, como siempre. Me acuerdo de recibir la llamada de Roberto Méndez, el preparador del coche, a última hora y hasta él estaba contento.

El otro coche del equipo, un Clio Sport, el que pilotaba Marco Rivera y se turnaba con mi hermano Antón en los tramos, acabaron también. Durante el día hubo momentos de tensión en el habitáculo , ya que mi hermano decía que Marco iba muy caliente y no cambiaba fino, jajajaja Al final hicieron buenas migas y no fueron lentos.

Una experiencia que hubiera repetido con los ojos cerrados, además todo el equipo hecho entre amigos. Otro miembro de este equipo fue, Jordi Compta, que vino desde Cataluña con Joan Roca para animarnos