Ford Sierra Cosworth 2RM

“¿Pero que carrallo de coche es este?”. Eso me preguntaba un vecino cuando lo lleve a dar un paseo en el Serrucho. Le tuve que decir que era demasiado joven como para entenderlo, y me eché a reír.

Continuamos con la vuelta cerca de casa. En cuanto estaba caliente aceleré sin avisarle y me pregunto gritando:” ¿que lleva esto dentro?”. Empezaba a entender lo que es un Sierra Cosworth. Para mi el coche más divertido que tuve, incluso de los que me han dejado probar. Con razón lo tuve durante 9 años, usándolo bastante, menos cuando estaba cansado.

Mi hermano Manuel, siempre el cuidador de los coches en mi casa, le montó un autoblocante bueno. En un trasera como este, llevar un autoblocante cambia el coche totalmente. Lo taramos bastante fuerte en retención, así nada más soltar el embrague se ponía de lado, como si tiraras del freno de mano. En el circuito de la Pastoriaza pasamos grandes tardes derrapando. Para que aguantara ese esfuerzo, le montamos un radiador de agua grande,manguitos de silicona,  le dimos presión al turbo, pistones y culata rectificada, reforzamos las torretas..Nunca rompió. Eso habla de lo duro que era el coche. Otra cosa que me encantaba era la caja de cambios, más de 30 años e iba finísima.

Ahora añoro no tener uno como este. Lo vendí porque no lo quería cuidar, ni sacar a rodar. Me pilló en una época de viajes, yo andaba por Lanzarote y el coche estaba parado. Creo que el se lo llevo esa contento, y lo a puesto como nuevo. Nosotros lo teníamos muy bien cuidado de mecánica, por fuera el coche necesita un lavado de cara. Ahora mismo están bastante caros, quedan muy pocos.

Me acuerdo el día que lo compré. Fui directamente a ver a mi amigo Pedro Burgo. Paré debajo su casa en Miño, y le dije que bajara. Nada más llegar a donde estaba el coche, me pidió las llaves. Y sólo decía :” este es mi cochecito”.